Ventanita Sentimental



Doctor Cariño:
No me quiero quejar, no me quiero poner a llorar ni menos pedir un consejo de amor o sexo. Porque me creo bueno para el catre y un buen marido. Y por eso estoy contento, porque a raíz de este encierro me di cuenta que mi mujer es más rica que el pan con cerdo, me ama, me idolatra, yo la adoro y tengo una familia muy hermosa. Tenemos sexo en la mañana, tarde y noche y ahora parece que está embarazada. Así que flor. No quiero molestarlo más, pero con esta carta hago un llamado a todos o todas aquellas que están chatos o chatas de sus parejas para que se pongan las pilas y aprovechen de reconstruir el amor. Y ponerle bueno en la cama, que en un matrimonio de varios años escasea demasiado.

Miguel

Don Micky:

Me dieron ganas de abrazarlo, porque tiene razón. Me llegan puros problemas del corazón y de la cintura para abajo. Así que lo suyo es auspicioso, muy alentador y creo que es un ejemplo para los que están en la casa con la cara de dos metros echando de menos a los amigotes curados. Y es verdad, al final el hombre, mayormente, no valora lo que tiene en la casa. Y así debe ser, como usted. Más encima disfruta lo rico que es hacer el amor con la señora (supongo que hará cosas distintas) y a sus hijos aprovecha de ayudarlos en las tareas y de regalonear. Con esta carta me tomé desayuno, almuerzo, once y cena. Quedé muy satisfecho. Gracias don Miguel. Lo felicito.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com